fbpx

Romper con la etiquetas binarias es lo que nos permite ser más incluyente

Crecimos todos con una idea que la sociedad como la mercadotecnia nos mostraba, la separación entre hombre y mujer, lo cual en su momento lo veíamos como algo normal; sin embargo conforme pasan los tiempos, las nuevas generaciones nos están abriendo un panorama muchísimo más rico en poder ser libre sin necesidad de definir algo en específico. Se volvió como una rebeldía que hasta ahora está marcando el camino del futuro.

Y ahora es la inclusividad en la ropa sin tener un género, el diseño y sostenibilidad, son ahora los fundamentos para la industria de la moda. Gracias de igual forma a los movimientos feministas y liberación queer, que han hecho el impacto ante la sociedad de que el género solo lo debería asignar el individuo como considere su identidad y no por las normas old school que nos habían mostrado lo contrario.

TAMBIÉN PUEDES LEER: STELLA MCCARTNEY, MATTHEW MCCONAUGHEY SPRING 22
FOTO OOBTENIDA DE IG DE PALOMA ELSESSER

Ahora las casas de lujo, las ya posicionadas o las que apenas están emergiendo nos presentan modelos transgéneros y no binarios, cisgénero y modelos de cuerpos de todos los tamaños. Lo que ocasionó que sigamos abriendo más nuestra mente y darnos cuenta, que todo lo que previamente la sociedad nos había inculcado puede cambiar, si las personas cambian un poco su perspectiva de ver las cosas.

Los diseños de las tiendas estaban colocados por secciones femeninas y masculinas; desde como colocaban los productos, colores, formas y su propia exhibición, que hasta determinaban si era tienda para hombre o mujer. Ahora gracias a las plataformas digitales se está creando estrategias que ayuden a comercializar una experiencia de compra cómoda para todas las personas en su manera individual y de expresión.

FOTO OBTENIDA DE IG DE FENTY

Uno de lo pioneros en poder apoyar la inclusividad de una forma muy sútil pero que hasta la fecha sigue siendo base para comercializar, fue el londinense Selfridges que en 2015 con su tienda bajo el nombre Agender coloco los productos por color, estilo y talla, no por género, lo cual fue sin duda revolucionario debido a que así los clientes pusieron experimentar otro estilo de compra, pero ayudándolos a abrirse sobre las prendas.

Gracias a estos cambios, las líneas de ropa que integran esta base de perspectiva de género, ya producen menos y sirven a un mercado sumamente más extenso, reduciendo los residuos, pero logrando el objetivo, tener un chip más enfocado a que todo el mundo pueda sentirse libre hasta en algo más sencillo como las compras.

FOTO OBTENIDA DE IG DE FENTY