Dieta cetogénica: Sus orígenes y cómo aplicarla

DIETA CETOGÉNICA: SU ORIGEN Y SUS PRINCIPIOS

La dieta cetogénica es un régimen alimenticio que enfatiza el consumo de grasas y proteínas mientras reduce drásticamente la ingesta de carbohidratos. Este enfoque busca inducir un estado metabólico llamado “cetosis”, en el cual el cuerpo, en lugar de usar glucosa como fuente principal de energía, quema grasas.

La dieta cetogénica es un enfoque nutricional alto en grasas, moderado en proteínas y muy bajo en carbohidratos. Sus raíces históricas y su evolución se pueden trazar a través de diversas etapas, principalmente en contextos médicos. El uso de estrategias dietéticas que inducen cetosis, como el ayuno, se remonta a la antigüedad. Los textos médicos griegos, como los de Hipócrates, describen el uso del ayuno para tratar enfermedades, especialmente la epilepsia . En la década de 1920, los médicos comenzaron a observar que el ayuno prolongado reducía la frecuencia de las convulsiones en pacientes con epilepsia. Esto llevó a la idea de que una dieta que imitara los efectos del ayuno podría tener beneficios similares .

En 1921 la Fundación de la Dieta Cetogénica Clásica y el Dr. Russell Wilder, de la Clínica Mayo, fueron los pioneros en la formulación de la dieta cetogénica. Wilder acuñó el término «dieta cetogénica» y diseñó una dieta alta en grasas y baja en carbohidratos para inducir cetosis sin necesidad de ayuno prolongado. Su objetivo principal era tratar la epilepsia. La dieta cetogénica se usó inicialmente para controlar la epilepsia en niños cuando los tratamientos farmacológicos eran ineficaces. La dieta demostró reducir significativamente la frecuencia de las convulsiones.

A mediados del siglo XX, con la introducción de nuevos medicamentos anticonvulsivos, el uso de la dieta cetogénica disminuyó. Sin embargo, en la década de 1990, la dieta experimentó un resurgimiento debido a la creciente insatisfacción con los tratamientos farmacológicos tradicionales y a una mayor investigación sobre sus beneficios para la epilepsia. Recientemente, la dieta cetogénica ha ganado popularidad en la cultura general y ha sido estudiada por su potencial en la pérdida de peso, el control de la diabetes tipo 2, y su posible uso en enfermedades neurológicas y metabólicas.

Este cambio metabólico es crucial tanto para la pérdida de peso como para los beneficios neurológicos observados en la epilepsia y otras condiciones.

Principios Básicos de la Dieta Cetogénica

  1. Reducción de Carbohidratos:

Generalmente, se limita la ingesta de carbohidratos a unos 20-50 gramos al día.

Ejemplos: evita pan, pasta, arroz, y alimentos con azúcar.

2. Aumento de Grasas:

Aproximadamente el 70-80% de las calorías diarias provienen de grasas saludables.

Ejemplos: aguacates, aceite de coco, aceite de oliva, nueces, y semillas.

3. Consumo Moderado de Proteínas:

Las proteínas constituyen alrededor del 15-25% de las calorías.

Ejemplos: carne, pescado, huevos, y productos lácteos.

4. Inducción de la Cetosis:

La cetosis ocurre cuando el cuerpo no tiene suficiente glucosa para obtener energía y comienza a descomponer las grasas en cetonas, que luego usa como fuente de energía.

Este tipo de dietas que deben estar sujetas a recomendaciones médicas tiene como beneficio la pérdida de peso, la cetosis puede ayudar a reducir el apetito y aumentar la quema de grasa. Puede estabilizar los niveles de azúcar y mejorar la sensibilidad a la insulina, útil para personas con diabetes tipo 2. Algunas personas reportan mayor claridad mental y concentración. Puede mejorar ciertos marcadores de salud metabólica, como el colesterol HDL (bueno) y los triglicéridos.

Los riesgos a considerar son:

Síntomas como fatiga, dolor de cabeza, y náuseas pueden ocurrir al inicio mientras el cuerpo se adapta. Puede haber riesgo de deficiencias de nutrientes si no se planifica adecuadamente. La falta de fibra puede causar estreñimiento. Puede ser perjudicial para personas con ciertas condiciones preexistentes.

Los alimentos comunes en la Dieta Cetogénica son: Carne, pescado graso, huevos, mantequilla, aceites, aguacates, nueces y semillas, vegetales bajos en carbohidratos (hojas verdes, brócoli, coliflor).

Restringidos: Pan, pasta, arroz, patatas, alimentos azucarados, frutas altas en carbohidratos (plátanos, manzanas), legumbres.

La dieta cetogénica puede ser efectiva para la pérdida de peso y la mejora de ciertos aspectos de la salud metabólica, pero es importante considerarla con precaución, especialmente si tienes condiciones de salud preexistentes. Consultar con un profesional de la salud antes de iniciar cualquier nueva dieta es siempre recomendable.

Síguenos en Instagram: @_noirmagazine y en TikTok: @_noirmagazine