fbpx

Verde Bottega, Rosa Valentino. El color en el branding de moda.

De manera creciente en los últimos meses algunas marcas de lujo ponen énfasis en ciertos colores, aplicándolos en accesorios, prendas y en influencer y celebrity placements en alfombras rojas, plasmando estrategias para hacer estos colores tan reconocibles como sus logotipos y la identidad de su marca.

El «Verde Bottega» empleado en distintas expresiones de comunicación de la marca.

En una era donde nuestra comunicación es mayormente visual, el color no solo hace que la marca sea más reconocible, sino que también fortalece la comunicación con los clientes, podemos tomar como ejemplo de éxito el “verde Bottega”, sin embargo, la línea entre posicionar el color en la mente de tus consumidores y crear hartazgo del mismo es delgada, como Valentino y el “Rosa PP”, tonalidad que después de ser empleada en múltiples ocasiones, simplemente no fue empleada en la más reciente colección de la marca (Primavera/Verano 2023) en París Fashion Week.

Primer catálogo Tiffany empleando el azul característico de la marca (1845).

El empleo del color como extensión del branding en la moda no es un fenómeno nuevo, sin embargo, el asociar un color a una marca definitivamente tomaba más tiempo y sucedía de manera más orgánica. El icónico tono azul claro de Tiffany & Co. fue descubierto en 1837 por Charles Tiffany y John Young, siendo entonces seleccionado para adornar la portada del catálogo Tiffany Blue Book en 1845, hoy, 177 años después, la marca de joyería ha cimentado el color azul como suyo, empleándolo para empaque, en sus diseños, comunicación visual y campañas. Sin embargo, pasó más de un siglo desde la primera vez que Tiffany empleó el color y su registro legal, ya que fue solo a finales de los 90’s que se patentó este tono.  El color es ahora una marca comercial, al igual que el nombre de la marca.

El empaque Hermès a través de la historia.

El tono naranja brillante del empaque de Hermès no siempre ha sido un símbolo distintivo de la casa de moda. Hasta la década de 1940, los artículos de las boutiques Hermès se empaquetaban en cajas de color crema y bolsas marrones. La versión naranja del empaque solo apareció después de la Segunda Guerra Mundial debido a la escasez de pintura. El concepto que la casa de moda había estado creando durante años, cambió debido a circunstancias difíciles. Entonces, la marca le dio una oportunidad al naranja brillante y, con el tiempo, el color se volvió tan famoso como “Blue Tiffany”. Hoy, Hermès utiliza el naranja no solo en materiales de empaque, sino también en escaparates, accesorios y joyas, así como en el diseño de desfiles.

“El rojo es el color más hermoso. Se adapta a todas las mujeres. Solo debes recordar que hay más de 30 tonos de rojo. La mejor manera de eliminar la vida, la muerte, la pasión y el anhelo se esconde en el rojo. Es imposible quitarle los ojos de encima a una mujer que viste el color de la pasión y el amor”. Así define el diseñador de moda italiano Valentino Garavani, que este año cumplió 90 años, al color rojo en Valentino. El “último emperador” de la moda integró estrechamente el rojo en el lenguaje visual de la marca, creando el Valentino R.E.D. (Romantic Eccentric Dress) y durante su carrera definió el rojo como el color principal en todas sus colecciones, diseños de interiores, accesorios, conceptos de desfiles de moda y cosméticos. Incluso en 2008, cuando se despidió de la industria, exploró por última vez este color en un desfile que expresaba tanto su carácter como su marca. Pierpaolo Piccioli, el actual director creativo de la marca, ahora ha cambiado el ADN de la moda casa con una nueva tendencia de color. En el desfile de otoño/invierno 2022-23 de Valentino, el rosa de Valentino, no el rojo al que estamos acostumbrados, enfatizó el cambio en muchos detalles, desde el diseño del escenario hasta el maquillaje de los modelos, en cada pieza de la colección y abrazó la popularidad de la tendencia monocromática sin límites. El tono rosa fuerte, que el diseñador eligió como su color favorito, fue desarrollado en colaboración con el Pantone Color Institute.

El énfasis que colocamos en el color se puede apreciar en los rebrandings más recientes, con Ferragamo reclamando un particular tono de rojo como su color de marca y Stuart Weitzman con un lila como su tono predilecto. 

Algunas otras marcas como TOUS, eliminan sus símbolos, en este caso la línea de joyería he eliminado el “osito” de la marca para favorecer una identidad que se apoya en un tono rosa pastel.

En una era donde se tienen segundos para capturar la atención, el color se ha vuelto vital en el crear la identidad de una marca.