fbpx

Adversarios que dañan tu pelo en invierno

Blíndalo con productos que estén certificados y comprueben su efectividad

En cuanto comienza a descender la temperatura, también bajan los cuidados del cabello. Y es aquí cuando deberían encenderse todas las alarmas, ya que los factores ambientales vinculados al invierno pueden resultar incluso más nocivos para la salud capilar que varias jornadas bajo el sol.

A continuación te damos los cuatro adversarios más comunes que dañan tu pelo y también unos consejos para evitarlos.

TAMBIÉN PUEDES LEER: Libera tu energía con estos consejos

ADVERSARIOS QUE DAÑAN TU PELO EN INVIERNO

El frío, el viento, la contaminación y la calefacción pueden afectar de forma negativa al cabello, dañando el estado de la capa externa (cutícula), alterando el correcto funcionamiento del cuero cabelludo, lo cual podría ocasionar la caída y, en términos generales, deteriorar su aspecto. 

EL FRÍO, EL PRINCIPAL ENEMIGO

Es el responsable directo de una menor dilatación de los vasos sanguíneos del cuero cabelludo, que transmiten al resto del cabello los nutrientes necesarios para que luzca sano. Al cerrarse los poros, el pelo tiende a resecarse y aumenta el riesgo de que el enrojecimiento y la descamación hagan su non grata entrada triunfal.

¡CUIDADO CON EL VIENTO!

Además de arruinar cualquier estilismo y ser el mejor aliado de los nudos, actúa a modo de secador permanente. ¿Consecuencias? La cutícula se bifurca y el cabello se reseca, ya que el viento deposita polvo microscópico que lo ensucia y genera frizz

ENTÉRATE: Conoce el maquillaje que viene del futuro

Mandamientos para tener un cabello sano

LA CONTAMINACIÓN AMBIENTAL

En muchas ciudades se dispara durante el invierno, también tiene su parte en todo esto, ya que las partículas contaminantes dañan la capa protectora del cuero cabelludo y agreden a la cutícula, lo que se traduce en un cabello quebradizo, opaco, decolorado y con las puntas abiertas.

LA CALEFACCIÓN

Es uno de los factores más agresivos para la estructura capilar, haciéndola más porosa, áspera y restándole brillo. El paso continuo del frío exterior a los espacios interiores regulados por la calefacción afecta la humedad del cabello, provocando la resequedad que muchas cabelleras experimentan en esta época del año.

¿QUÉ PUEDES HACER CONTRA ESTO?

Busca opciones que hidraten tu cabello como: mascarillas de hidratación profunda, shampoos enriquecidos, acondicionadores adecuados a tu tipo de cabello, cepillados constantes, serums e incluso secadoras de aire frío o tibio que eviten el daño a las fibras capilares.

SÍGUENOS EN INSTAGRAM: @_NOIRMAGAZINE