fbpx

Prada debuta su primera línea de Alta Joyería. Como solo Prada puede hacerlo.

La primera colección de joyería de la marca de moda italiana Prada está hecha de 100% oro reciclado y lleva por nombre “Eternal Gold”, siendo la primera línea de joyería certificada sustentable lanzada por una marca global.

Lorenzo Bertelli, Responsable de Responsabilidad Social Corporativa del Grupo Prada afirma en el sitio de la marca:

“Consciente y responsable, el debut de la colección de joyería fina Eternal Gold refleja el compromiso continuo de Prada con la sostenibilidad en todas las facetas de su negocio y un desafío constante a las convenciones del lujo moderno”.

La lógica detrás de esta nueva línea sigue iniciativas previas de Prada orientadas a la innovación y crear una mejor relación con el planeta, sus recurso y con los consumidores, desde la transparencia, como el Re-Nylon, la línea sustentable de la marca enfocada en productos elaborados a partir de ECONYL, un tejido de nylon que se obtiene a través de un proceso de purificación y reciclado de plástico proveniente de los océanos, las redes de pesca y restos de fibras textiles. A través de un proceso de despolimeración y repolimeración, el hilo ECONYL® se puede reciclar infinitas veces sin perder calidad.

El proceso de reciclaje en la línea de “Eternal Gold”  incluye objetos preciosos posconsumo y oro industrial (desechos de fabricación de joyas y oro recuperado de aplicadores electrónicos obsoletos). En este sentido, la reducción de la extracción de oro nuevo beneficia tanto al medio ambiente como a los derechos humanos. 

En adición, Prada se asocia exclusivamente con proveedores de piedras y metales preciosos que cumplen con los más altos estándares de la industria en materia de derechos humanos, seguridad laboral, impacto ambiental y ética comercial.

La innovación se encuentra en el corazón del producto, con cada paso de la cadena de producción responsable de oro y diamantes de Prada siendo verificable y trazable, algo que no ofrece ninguna otra joyería fina o moda de lujo, acorde a la marca. 

La trazabilidad de los orígenes de los diamantes convencionalmente sólo es posible con piedras de 0,5 quilates o más grandes. Prada lo amplía, por primera vez, a diamantes incluso del tamaño más pequeño. El trazar el producto se vuelve posible para los consumidores gracias a la tecnología de blockhain provisto por el Consorcio Aura.

La campaña que acompaña “Eternal Gold” es protagonizada por la poetisa Amanda Gorman, la actriz Maya Hawke y la cantautora del K-pop Jeon Somi en imágnes contrastantes y de alta saturación así como retratos en blanco y negro, con la joyería tomando el protagonismo.

El diseño de la joyería refleja la simplicidad que se ha vuelto ethos de la marca y hace del logo de la misma el protagonista, sobre elementos como un corazón o el ya reconocible tríangulo parte del logo de la marca.