El corset, una historia para contar

El corsé, una historia para contar

Por: Wendy San Jose

Amado por unos, odiado por otros, el corsé tiene una larga historia repleta de contrastes.

Desde considerarse la representación física de la opresión femenina hasta ser utilizado como símbolo empoderador y de reconocimiento sexual, hoy vuelve a ser la pieza que todxs queremos usar.

El corsé es por excelencia la pieza de indumentaria más controversial de la historia, su significado ha variado tanto como la sociedad lo requiere.

Siendo un fenómeno cíclico, la moda va cambiando según el contexto y lo que parecía ser un simple sujetador para modelar el cuerpo, simbólicamente se ha convertido en mucho más.

Aunque se cree que su origen proviene de la antigua Creta, la prenda más cercana a lo que podemos llamar un corsé hoy en día fue popularizado en el siglo XVI por Catalina de Médici en Francia, las mujeres de la corte lo utilizaron para crear esa silueta forzada que, por dentro de la ropa, fungía como un molde del ‘cuerpo ideal’ gracias a su estructura rígida de tela y varillas de madera, marfil o hueso de ballena,dependiendo el estatus o poder adquisitivo de quien lo utilizaba. 

Su forma, largo y estructura fue teniendo cambios sencillos a lo largo de los siglos y tanto hombres como mujeres lo han usado en distintas épocas de la historia; desde la pequeña cintura de la reina Victoria, el coqueto dandi o la histórica opulencia de María Antonieta, el corsé ha sido una pieza icónica en el vestuario tanto para la aristocracia como para la clase trabajadora.

Acusado de salvar o quitar vidas, recordemos que un buen corsé estará hecho a la medida de cada cuerpo y será  una pieza para resaltar y estilizar las características físicas de quien lo porte, hoy es una prenda exterior con gran simbolismo y mucho potencial. 

Síguenos en Instagram: @_noirmagazine y en TikTok: @_noirmagazine