fbpx

Gucci presenta colaboración con Palace. Las líneas entre el lujo y el streetwear continúan desborrándose.

Alessandro Michele presenta una colaboración especial con Gareth Skewis y Lev Tanju, los cofundadores de la londinense de streetwear Palace.

La colaboración entre la italiana de lujo y Palace, una eminencia en el terreno del stretwear es un encuentro de sensibilidades que combina elementos de ambas marcas para crear una variedad de prendas en un rango enfocado en siluetas casuales, que incorporan los logos de las marcas, en ocasiones mergidos, creando un Tri-Ferg tapizado en la doble G de Gucci. En la colaboración también se incluyen los diseños debut de Palace dirigidos al mercado femenino.

Caja fuerte Gucci X Palace

La colaboración es llevada más allá del mundo de la moda con artículos especiales de estilo de vida como una motocicleta MOTO GUZZI V7 y una caja fuerte Palace X Gucci, una referencia a la «bóveda» (el proyecto “Vault” de Gucci).

La colección Palace x Gucci estará disponible exclusivamente a través de Gucci Vault, lavertical de la marca que consiste en una tienda conceptual. También se presentará en forma física a través de tiendas emergentes en París, Milán, Tokio, Osaka y Bangkok, así como tiendas Palace en Londres, Nueva York, Los Ángeles y Tokio, siendo la primera vez que Gucci permite que otra entidad creativa dirija el destino de su colección.

El poder de los logotipos se infiltra en gran parte de la selección, en conjunto con el logo «GG» y el Tri-ferg de Palace para crear algo identificable e instantáneamente icónico en el mundo del streetwear. 

El ingenio y la inteligencia detrás de la colaboración continúan creciendo a medida que profundizamos en la ropa y los accesorios. Las prendas insignias de Palace, como la sudadera con capucha, lucen un logotipo Tri-ferg de Gucci, mientras que un bolso tríangular en forma del Tri-ferg también está decorado con el monograma de la casa de Gucci. Las camisetas de fútbol estampadas evocan la nostalgia casual italiana de los años 80, con otros elementos como la biker jacket de cuero referenciando también la nostalgia excéntrica en la que Gucci basa su identidad.

En la colección el Y2K se hace presente con las minifaldas llevando el monograma que se terminan con adornos de cristal Palace y tiras de tanga en los costados que también llevan la marca Gucci. Los bolsos tote de charol continúan con esta energía a juego con los jeans bootcut.

Una colección donde las líneas entre el lujo y el streetwear continúan desborrándose pero una cosa queda clara. El producto es el protagonista.