fbpx

Salvatore Ferragamo apuesta por el futuro en su nueva colección

Mediante una colección brillante y juvenil, la firma italiana apuesta por el futuro de sus prendas y presenta las nuevas piezas para otoño-invierno 2021. 

 

Por: Paola Sánchez 

La nueva colección “Future Positive”, de Salvatore Ferragamo para la temporada otoño-invierno 2021, es una propuesta brillante y juvenil. Esta ve el presente a través de un prisma del futuro y hace una reinterpretación de los estándares de uniformes, mediante una nueva perspectiva. 


El director creativo de la firma, Paul Andrew, creó una colección que disrumpe y reinterpreta uniformes del siglo XXI. Prendas de negocios, militares, nocturnos y deportivos regresan descartando todo lo que es anticuado. Además, la colección es impulsada por generar un impacto en la protección de nuestro medio ambiente. 

Así es la nueva colección de Ferragamo, “Future Positive”

 “Para esta colección “Future Positive”, imaginé los contornos estándar de los uniformes de hoy. Los veía como restos fosilizados de un pasado olvidado hace mucho tiempo, libre de toda asociación de clase, color o credo. Esta colección propone nuevos uniformes para un futuro utópico. En ese futuro la diversidad y la positividad se combinan para transformar nuestro mundo para mejor”, agregó Paul Andrew, director creativo. 

La colección Prêt-à-porter FW 2021

La colección prêt-à-porter para la temporada otoño-invierno mezcla códigos extraídos de lo militar, motociclismo, atletismo, buceo, entre otros. La propuesta fue pensada tanto para hombres como mujeres, donde las camisas, los tejidos de mohair, el calzado y los accesorios están conectados y se presentan en monocromo contra ráfagas de color. 

 


Los avances de temporada incluyen capas, abrigos y parkas en cueros y lanas termoformadas, prendas de punto técnico de calibre fino, monos de punto y vestidos estampados en un camuflaje, sastrería casual, vestidos y prendas de abrigo con ráfagas irregulares de flecos. Los vestidos de jersey drapeados en cota de malla son protagonistas. 

El calzado clave fueron las botas de motociclista espacial, zapatillas deportivas tipo calcetín, zuecos en napa de goma y una elegante reinterpretación del icónico tacón F de Ferragamo adornado con pedrería y un acabado galvanizado. Para los accesorios la bolsa Nano-Trifolio y la bolsa Studio predominaron, también una bolsa de viaje para hombre de cuero con relieve de Gancini.

Ferragamo apuesta por el medio ambiente 

Algunas prendas fueron elaboradas con poliéster hecho de material reciclado. Lo mismo para la suela de los zapatos, los accesorios e incluso los hilos con los que se confeccionó la colección están hechos de PET y todo está certificado de bajo impacto ambiental.