fbpx

Jedet, destruir, construir y renacer

La pintura completa tras el pincel de una cantante que vive al límite de la obsesión por la belleza

Por: Gabriela de los Santos y Paola Sánchez

Jedet. Vestido: VILLALBA
Jedet. Vestido: VILLALBA

Fotografía: XEVI MUNTANÉ.
Realización: GERARD ANGULO.

Maquillaje: SERGIO ANTÓN.
Peinado: SERGIO SERPIENTE .
Actriz: JEDET.
Asistentes de moda: GISSELL GARCÍA, ANA PAULA GARCÍA.

¿Cuál fue tu primera conexión con el arte?

Desde que era pequeña, siempre me refugiaba en el cine, la pintura y los libros. Recuerdo que dibujaba, escribía y cuando tuve la oportunidad me inscribí a clases. Mi madre decía: “Todo el mundo es de fantasía”, entonces era mi escapatoria de estar presente en un mundo real que no me gustaba tanto.

¿De dónde salía esa inspiración en la pintura?

Nací con un pincel debajo del brazo. Siempre dibujaba mujeres y siempre eran muy parecidas. Con el tiempo me di cuenta que me convertí en una de ellas: labios grandes y de nariz pequeña, llorando y fumando.

TE PUEDE INTERESAR: Conoce Gucci Off The Grid Grey

A tus 12 años tu decidiste llamarte Carmen Jedet

Lo de Carmen lo decidí ahora que hice el proceso de documentación pero Jedet sí, con 12 años elegí el nombre que iba a marcar toda mi vida.

Jedet significa ‘renacer’, ¿cómo ha sido conectar con ello?

Ha sido fuerte, yo no era consciente de que el sentido del nombre era “destruir para volver a construir”, pero tiene mucha coherencia con lo que ha sido mi vida. Jedet, me llama más que lo que decía mi documentación, siempre he sido la misma persona, simplemente he evolucionado.

¿Qué sientes al ver en un documento el nombre completo que elegiste?

Es algo que la gente “normal” por así decirlo no valora, pero para mí significa tranquilidad. Esa de poder hacer un check in en un hotel y no pasar la humillación de que te pongan un nombre y género que no es acorde al mío. Ahora estoy en paz conmigo porque ya soy quien siempre quise ser.

UN GRITO HACIA LA LIBERTAD

Hablas de timidez en tu forma de ser, pero por dentro llevas a una mujer de lucha…

Como siempre he sido muy sensible, insegura y tímida, la cosa estaba clara: tenía que agarrarme de mí y ser fuerte porque al final nadie va a luchar por ti. Nadie tiene el derecho de decirme lo que tengo que hacer, ni cómo pensar o vestir, yo soy libre.

¿Cuál sería la lucha en la que te gustaría ganar todas tus batallas?

Hacia la libertad, y no sólo del colectivo sino de todos los seres humanos. Tener el respeto como clave para que la gente pueda salir libre y sin miedo de poner un pie en la calle.

Cambiabas siempre tu historia en tu diario, e imaginabas otro final como en las películas, ¿cómo te sientes en el capítulo de tus 28 años?

Como que me agobia un poco porque siempre voy evolucionando y cambiando, desde mi manera de vestir hasta la forma de pensar. Tengo claro lo que quiero y el camino que deseo pero siempre va variando y no sé lo que la vida me depare, eso a veces me da miedo, miedo de que sea bueno.

Jedet. Playera: AMERICANA VINTAGE Corsé: MARCOS LUENGO Pantalón: DSQUARED2 Collar: RABAT
Jedet. Playera: AMERICANA VINTAGE
Corsé: MARCOS LUENGO
Pantalón: DSQUARED2
Collar: RABAT

CONEXIÓN CON EL DOLOR DE CRISTINA ORTIZ, ‘LA VENENO’

¿Cómo fue la conexión exacta con tu lado musical y a la vez con Cristina Ortiz al realizar la canción ‘Veneno a tu piel’?

Esta canción es muy triste, ella hablaba de una persona que no era capaz de amarla libremente, donde no la trataban como alguien “normal”. Cuando fui al estudio a grabarla sentí que no era yo, no era Jedet, era como si el espíritu de Cristina se hubiera apoderado de mí para transmitir el dolor que le producía lo que estaba cantando sobre su historia. No sé ni de dónde saqué esa voz, yo canto muy plano, y de repente fue como si estuviera poseída o algo. Fue una experiencia muy bonita.

¿Qué pasó ese día al llegar a casa?

Fueron sentimientos encontrados. Ese día me acompañó mi madre y estábamos muy orgullosas pero a la vez cansadas, había sido una jornada laboral muy dura y no era muy consciente de nada. Sólo quería descansar, dormir y comer.

¿Cuál fue el papel de tu madre en esta serie?

El más importante. Mi madre siempre me ha apoyado en todo y es un pilar muy importante para mí. Cuando grabamos La Veneno, fueron jornadas laborales muy duras, vino casi un mes a Madrid a ayudarme con mi alimentación, ropa, todo. Yo estaba entregada 100% al proyecto y quería hacerlo lo mejor posible, como un homenaje a Cristina, porque la admiro, soy su fan.

UN HOMENAJE A LAS MUJERES

Volviendo a la escena musical… ¿Qué hay detrás de ese último single ‘Te arrepentirás’?

Esta canción es un cover de mis referencias musicales, usamos el saunder de “You know I’m no good” de Amy Winehouse, se recreó la batería y el videoclip fue un gran homenaje. Estoy muy orgullosa porque hoy te puedo decir que he pasado mi carrera haciendo homenajes a las mujeres que me han inspirado y esta canción, este videoclip es para ella.

Un historial con canciones de desamor, pero ¿qué le aconsejaría Jedet a los demás para combatir este mal?

Que es muy importante rodearte de buenas personas cuando eliges a tu compañera o compañero de vida. Aquella que te haga ser mejor, te impulse y cuide, te sume y no te haga pequeñita; que te llene de orgullo, porque la pasión al final se va y sólo queda la admiración. Puedo decirles que a la mínima que vean algo tóxico o algún trato que no sea el adecuado salgan de ahí por su bien. Tener una relación tóxica no es normal.

¿Cómo llegas a este aprendizaje?

A raíz de mi última relación, cuando me vi en situaciones que me hicieron darme cuenta que había una mujer más pequeñita y mas anulada. Yo merecía respeto, he luchado por ello toda mi vida y no iba a permitir que nadie que estuviera conmigo me lo perdiera.

De niña pintabas mujeres con labios grandes, fumando o a veces tristes; y hablando de cánones de la belleza, ¿sigues estas reglas? ¿Te gustaría revolucionarlas?

Me encantaría hacer una revolución y no formar parte de estos cánones, pero yo soy una víctima de ellos. Justo hace unos días lo hablé con una amiga porque me di cuenta que debo frenar un poco. Mi obsesión está en algunos límites que no son sanos. Existe mucha presión para las mujeres en esta industria y más para las mujeres trans y eso puede llegar a ser peligroso.

LA BELLEZA Y SUS BATALLAS

¿Cómo te diste cuenta que estabas llegando al límite?

Vi una entrevista mía grabada en la radio y me di cuenta que durante 30 minutos mi expresión facial no cambiaba. Lloraba, se caía la lágrima pero no expresaba nada, estaba como congelada y me impactó mucho esa imagen. Me vi como una señora de reality show operada, y está muy bien, pero tengo 28 años, aún no es el momento de ser así.

Te llegaste a preguntar, ¿quién eras?

Fue un shock, se me fue de las manos, no digo que me vea mal, pero siento que debo frenar un poco porque si no voy a acabar mal.

Vestido: THE 2ND SKINCO
Vestido: THE 2ND SKINCO

Desde tu voz ayudas a normalizar que la gente que se ha hecho algún cambio físico, de pronto pueda no sentirse bien y parar…

Claro, es el problema de esta prisión, al final te vuelves adicta, es como una droga. Yo aunque sea consciente de ello no voy a prescindir de una depilación o de un botox porque yo necesito sentirme bien, pero también creo que se puede equilibrar un poco para que eso no te coma.

Me gustaría que me dijeras en tus propias palabras cómo calificarías este recorrido de vida…

Creo que he vivido muchas cosas y que mi alma es la de una mujer de 78 años. A veces me siento muy cansada y otras triste porque he conseguido todo lo que he querido profesionalmente y como mujer, pero sé que también me haría mucho más feliz poder retirarme a una casa con mi pareja, entre animales y todo eso, que al final no dependen de mí y que, como no las tengo, me siento triste a pesar de lo exitosa que soy.

NO SE TRATA DE COMPLACER… SE TRATA DE SER FELIZ

¿Cómo te gustaría llegar a esa pausa teniendo toda la presión y compromiso del éxito que tienes?

Creo que nunca voy a ser capaz de llegar a tener esa pausa porque amo demasiado mi trabajo, aunque me gustaría encontrar el equilibrio para no acabar volviéndome loca o alcohólica.

¿Cómo ves a esa niña que siempre ponía mujeres en cada uno de sus dibujos y verla ahora convertida en esta mujer exitosa?

Me da pena porque pensaba que cuando consiguiera todas estas cosas iba a ser muy muy feliz, y aunque las valoro, las agradezco y me parecen maravillosas, no siento nada.

¿Qué te gustaría decirle a las personas que te van a leer y que quizá también empatizan con esta parte de emociones tuyas tan humanas?

Pues creo que es muy importante no idealizar nada y cuidarse a una misma, escucharse a una misma, no hacer nada que uno no quiera y no intentar complacer a alguien, porque a mí me ha ayudado mucho en esta vida, el aprender a decir no y el poner mis límites. Creo que ser fiel a ti misma y poner tus límites es muy importante para poder ser feliz porque pase lo que pase, al menos ya tienes la base de estar bien contigo misma, de estar tranquila.

No sé si sepas, pero en Latinoamérica te hacen crecer que te la debes pasar complaciendo al prójimo, nunca decir que no, decir que sí y quedar bien, es casi una regla, ¿alguna vez te han hecho sentir así?

No estás en este mundo para complacer a nadie, más que a ti misma. Para ser libre, es muy importante que aprendas a decir que no y a poner tus límites. Sólo tienes que encargarte de ser feliz por ti y para ti, da igual el resto. Eso es lo que a mí me gustaría transmitir.

SÍGUENOS EN INSTAGRAM: @_noirmagazine