fbpx

A Piece of Rainbow de Louis Vuitton, generación en movimiento

La maison francesa celebra la diversidad y la jovialidad con esta colección cápsula

Diseñada por Virgil Abloh, la colección “A piece of the rainbow” inevitablemente recuerda el primer desfile de moda del director artístico de Louis Vuitton Menswear: un arco iris de colores brillantes que representa a una generación en movimiento.

ENTÉRATE: TAG Heuer reimagina un legendario reloj

A PIECE OF RAINBOW LA ODA A LA JOVIALIDAD

“A piece of the rainbow” es dinámica y optimista, fácil de usar y combinar, donde las sudaderas con capucha y los blusones acolchados con Monogram Flower vienen con pantalones deportivos, que se pueden usar de manera desigual o como un total look de color block.

Un blusón de piel de cordero acolchado negro está disponible en una versión ligera como una pluma, en material técnico brillante o mate, con monograma pespunteado, en verde, naranja o azul brillante. En los plumíferos de manga larga o sin mangas, los colores vibrantes se destacan y chocan: verde, rojo, naranja, negro, amarillo y violeta.

Los suéteres de cachemira, con capucha o no, baten con las mismas vibraciones de colores, al igual que los sombreros de cachemira disponibles en seis tonos diferentes y adornados en la parte delantera con el logo LV esmaltado plateado tono sobre tono. En esta ocasión, las icónicas gafas 1.1 Millionaires, con su montura de acetato, se reinventan en cuatro nuevos colores.

a piece of rainbow
a piece of rainbow

TAMBIÉN PUEDES LEER: Así se ve la reinvención de la sastrería

UN FLASHBACK A TIEMPOS MUCHO MÁS SENCILLOS

Presentado por primera vez durante el desfile Primavera-Verano 2019, el LV Trainer también inspira combinaciones de colores frescas y ahora viene en naranja, violeta, azul, amarillo, verde, junto con el imprescindible modelo blanco. El brillo de este arcoíris en pleno invierno se combina con la dilatada experiencia de Louis Vuitton.

Las zapatillas de piel de becerro están colocadas sobre una suela de goma inyectada con gel y decoradas con flores Monogram. Cada par requiere al menos siete horas de fabricación en los talleres de Fiesso d’Artico, la joya del “savoir-faire” del zapato de Louis Vuitton.

SÍGUENOS EN INSTAGRAM: @_NOIRMAGAZINE