fbpx

El departamento en Upper West Side del que todos hablan

Manhattan tiene lo mejor del lujo

Modernizado por StudioLAB Design, este departamento en el Upper West Side de Manhattan, cuenta con un espacio de 2,400 pies cuadrados en un edificio construido en 1925, y hoy todos hablan de él.

Fue creado de la mano de los dueños, una pareja joven que vive con su hijo de dos años y un perro, por lo que necesitaban espacios sofisticados en cada habitación, pero al mismo tiempo amigables con los pequeños.

“Tuvimos que abordar esta casa de una manera más amigable para los niños dado que los propietarios tenían un recién nacido cuando comenzamos el proyecto”, recuerda Justin Charette, diseñador encargado del reto.

La visión creativa del hogar se centra en la durabilidad, la funcionalidad, el estilo y el presupuesto.

“Los clientes eligieron gastar en ciertas áreas, como algunas de la iluminación y el arte, pero querían que los artículos de alto contacto tuvieran un precio más razonable”, dice Charette.

Todo el perímetro del apartamento consta de gabinetes empotrados, que no solo ocultan las unidades HVAC, sino que también brindan abundante espacio de almacenamiento.

Como los propietarios necesitaban espacios de usos múltiples, la sala de estar alberga un sofá cama y la sala de juegos cuenta con un sofá cama tamaño queen.

El ambiente general da una sensación de calma, pero algunos elementos inesperados, como el papel tapiz de estrellas en el techo de la habitación de los niños, ofrecen momentos de diversión.

Para respetar el encargo de la pareja, que requería una casa de bajo mantenimiento y sin bordes afilados para su hijo de dos años, el diseñador de interiores utilizó muebles de cuero, telas de alto rendimiento, superficies a prueba de manchas y alfombras de materiales de alto rendimiento.

“Es una casa familiar que tiene mucho estilo y requiere poco mantenimiento”, concluye Charette.