fbpx

Instagram, la falsa realidad que insistimos en vivir

Instagram, la falsa realidad que insistimos en vivir

¿Has pasado más de dos horas viendo las fotografías de tus contactos en Instagram?, ¿te preguntas por qué tienen una vida diferente a la tuya? A todos nos ha pasado

En medio del trabajo, la vida diaria, los problemas, las cuentas que debemos pagar, recurrimos siempre a un escape. En la antigüedad la gente leía, pitaba, salía a caminar, ahora vemos Instagram.

Si alguna vez has pasado más de dos horas viendo imágenes para después decirte a ti misma “esto no es real”, no te sientas única, a todos nos ha pasado. Todos sabemos que no es real, pero insistimos en que lo sea.

ENTÉRATE: Alexander McQueen y Balenciaga se convierten en fur-free

Instagram es un espejo en el que no debemos vernos
Instagram es un espejo en el que no debemos vernos

Todos los días las personas pasan más de 145 minutos al día en aplicaciones similares a esta, ya sea Facebook, Tinder, Twitter, siempre tratando de conectar con otras personas aunque no reciban respuesta.

TE PUEDE INTERESAR: Off-White y Snap Chat crean nuevas mascarillas virtuales

Con la pandemia tan presente a muchos se nos ha hecho fácil vivir de esta forma, pensar que lo que está en las redes es lo verdadero, pero no es así, nada es lo que parece y el pasto sí se ve más verde en el jardín de enfrente de lo que es.

Los daños que nos está causando Instagram

Según un estudio de Royal Society of Public Health, las personas que pasan más de dos horas al día en una red social son más propensos a sentir angustia, ansiedad y depresión.

“Instagram logra fácilmente que las niñas y mujeres se sientan como si sus cuerpos no fueran lo suficientemente buenos”, indica parte de este documento.

Para este estudio, Instagram es la red social que genera más problemas de ansiedad social y falta de sueño, mientras que en Facebook es donde existen más acosadores sexuales.

Foto: Pexels
Foto: Pexels

Pero estos no son los únicos temas a debatir en las redes ni en Instagram, también se debe hablar de la forma en que estas han afectado la vida diaria de las personas.

Un joven entre los 15 y 20 años puede tomar aproximadamente unas 25 fotografías de sí mismo y únicamente elegir una, o ninguna. Esto quiere decir que sólo 1 de cada 25 veces se aprecia, se aprueba.

TE PUEDE INTERESAR: Regé-Jean Page se despide de Los Bridgerton

Con esto en mente, si aumentamos a los males la depresión que sufren los niños y jóvenes por compararse con otros, riesgos inmediatos suenan todas las alarmas.

Un ejemplo de esto es lo que se expone en el documental de Netflix El Dilema De Las Redes Sociales, donde expertos coinciden que no estamos listos para recibir aprobación o desaprobación cada 5 minutos.

Instagram es una herramienta de entretenimiento, no la realidad
Instagram es una herramienta de entretenimiento, no la realidad

Según Jonathan Haidt, doctor en psicología social de la NYU Stern School Of Business, el número de adolescentes que fueron hospitalizadas por intento se suicidio subió 64% en menos de 3 años.

En el caso de las niñas de entre 10 y 14 años que intentaron quitarse la vida y no lo consiguieron, el incremento es de 189%

TE PUEDE INTERESAR: Presenta Mugler colección, de la mano de Bella Hadid y en video

Por otro lado, las chicas que desafortunadamente sí consiguieron suicidarse, el número es más aterrador, y es que hay un aumento de 70% si se compara con la primera década de este siglo.

Las fotografías no son reales, lo sabes, pero tu cerebro se llena de ansiedad

Así como nosotros, son millones de personas las que saben que las redes sociales no son reales, que la gente miente en sus fotografías, en el número de seguidores que tienen y en lo populares que son.

Foto: Pexels
Foto: Pexels

Se han realizado estudios, documentales y escritos periodísticos sobre lo fácil que es comprar seguidores, likes y presumir algo que no se tiene.

Relaciones personales han terminado por una fotografía en Instagram, amistades se han ido al olvido por un post, pero seguimos entrando a una plataforma que por un lado nos distrae, y por otro nos entristece.

Al ver cuántos likes tiene una fotografía, una parte de tu cerebro (el núcleo accumbens) se activa. Esta sección también se enciende cuando consumes drogas.

De acuerdo a Lauren Sherman, de la Universidad de California, el núcleo accumbens detecta picos de placer y se encarga de intentar que estos se repitan en la mayor medida posible.

Además, según el reporte que realizó esta psiquiatra, cada vez que una imagen tuya es “un éxito” generas dopamina, el mismo químico que se produce cuando estás enamorada.

Las fotografías no son reales, lo sabes, pero tu cerebro se llena de ansiedad
Las fotografías no son reales, lo sabes, pero tu cerebro se llena de ansiedad

Nos hace falta un balance que nos haga entender

Estudios relacionados con las redes sociales existen muchísimos, pero lo que debemos entender es que pasar el día entero comparando nuestras vidas con las de los demás nos afecta de la peor forma posible.

Recuerda que comparte con los demás crea ansiedad y odio hacia uno mismo. Lo que ves en Instagram es una recopilación de los mejores momentos de una persona.

Como lo dice la experta en redes sociales Bailey Parnell, “es donde mostramos nuestras victorias, los momentos en los que nos vemos bien o cuando salimos con amigos y familia”, pero no la realidad.

Instagram es una parte minúscula de la verdad, no la creas al 100%